viernes, 13 de enero de 2017

Solo soy un turista en la Tierra


Mensaje Anónimo


Hace unos días, mientras me afeitaba delante de un espejo, me di cuenta de que me habían salido las primeras canas en mi cabello moreno. Este hecho me hizo pensar en el versículo 10 del Salmo 90, que dice así: ‘Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años, Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo, Porque pronto pasan, y volamos.'


Me di cuenta de que los años van pasando. Un poco más tarde, salí a dar un paseo y por la calle vi pasar un vehículo diferente a los demás. La diferencia estaba en el portaequipajes, donde llevaba un adhesivo con una frase que me llamó la atención. Incluso más que llamarme la atención, reaccioné sonriendo y me ayudó a vivir el resto de mi vida esperando con tranquilidad el resto de las canas que le faltan a mi cabello. La frase del automóvil decía ‘Sólo soy un turista en la Tierra’.

Esta es una frase para aplicarla en nuestra vida. Esta frase nos da una pauta sobre cómo tiene que ser nuestra vida en la tierra.

¿Qué es lo que hace un turista? Viajar y conocer ciudades. ¿Qué es lo que lleva un turista cuando viaja? Sólo lleva lo necesario, y sobre todo lo principal: La cámara fotográfica, actualmente incluida en la mayoría de los teléfonos móviles. Un turista disfruta el viaje y aprovecha para tomar las mejores fotografías del lugar donde estuvo, para mostrarlas luego con orgullo a los familiares y amigos.

Así tiene que ser nuestra vida diaria. Si sólo somos turistas en la tierra, si sólo estamos de paso por este mundo, aprovechemos para vivir nuestra vida tomando las mejores fotografías. Preocupémonos de llevar al cielo las mejores imágenes de nuestra vida. Si somos turistas en la Tierra, saquemos y llevemos a la eternidad fotos de bondad y amabilidad, fotos de alegría, fotos de solidaridad con el prójimo. Si somos turistas en la Tierra, llevémonos a la eternidad sólo fotos de Fe, fotos de esperanza, fotos de amor y sobre todos fotos de buenas acciones.

Como turistas espirituales, aprovechemos bien el tiempo que nos resta de vida. Nuestra plegaria diaria tendría que ser la del Salmo 90,12: ‘Enséñanos de tal modo a contar nuestros días, Que traigamos al corazón sabiduría.’ A esta oración podemos añadirle también lo siguiente: Enséñanos, Señor, a tomar excelentes fotografías de nuestra vida. Enséñanos, Señor, a llevar las mejores fotos a la eternidad.


lunes, 9 de enero de 2017

A Propósito de frío y la oportunidad de compartir

Aunque algo tarde, hoy es el primer día hábil del año en esta casa. Los engranajes comienzan a moverse para llevarnos hacia la rutina. Estamos agradecidos por nuestra casa, por el trabajo, por la escuela en casa… por todas las oportunidades nuevas de este año. 

La oportunidad que vamos a tomar hoy se llama COMPARTIR. 

Ayer en la madrugada las ramas azotadas por el viento y la lluvia golpearon con mucha fuerza los techos y ventanas, al salir me llamó la atención cuántas de esas ramas se quebraron y cayeron al suelo. Pensé por un momento, -un momento demasiado corto-, en las personas que duermen en la calle y las que viven en lugares descubiertos, pero no hice nada. Anoche a mi familia y a mí nos impactó la noticia de las personas fallecidas en el volcán Acatenango por hipotermia. Dos de las fallecidas y una joven en recuperación cruzaron por un tiempo por la vida de mi hija por haber sido atletas federadas. Hoy el día está muy frío y hay rescatistas buscando a otro grupo en el mismo volcán. Ellos están lejos, pero nosotros tenemos otras oportunidades de ayudar cerca de nosotros. Mi mente voló hacia un par de chumpas de mi hijo que acabo de descubrir, demasiado cortas para sus brazos que se están estirando tan rápido. 

Hoy es un buen día para registrar rápidamente su closet, busque ese suéter, bufanda o frazada que no ha usado en un par de años. Las probabilidades de volver a usar algo que olvidó por tanto tiempo son muy bajas, en cambio Dios le va a enviar una bendición nueva por dar algo de lo mucho que recibe. Afuera de su casa hay personas a las que puede bendecir hoy con un suéter y una sonrisa.