lunes, 23 de enero de 2017

Dieta o Ejercicio?


La frase es: ‘Enamórate del proceso y el resultado llegará’, pero cuando al fin se ve el resultado me parece que se siente al revés: ‘Enamórate del resultado y el proceso se hará más fácil’. Mientras voy acumulando tiempo en mi rutina de ejercicio se me ha hecho más fácil cuidar mi dieta y beber suficiente agua. Cómo voy a sabotear un trabajo que no ha sido fácil y que ha tomado tiempo, por una mala elección en el menú o un momento de exceso? Sabe que a su cerebro no le importaría tanto la cantidad? La cantidad es un hábito. Sabe que va a dejar de tener hambre igual si escoge bien que si escoge mal? Sí puede disfrutar la comida sin el exceso, o mejor aún, puede aprender a disfrutar una forma de alimentarse más saludable.

Y si tuviera que elegir? Puedo optar por solo uno de los dos, dieta o ejercicio? Depende del resultado que quiere alcanzar. Le dejo aquí la traducción de este artículo publicado en la revista digital FITNESS.

Nueva investigación arroja luz sobre el debate Dieta vs. Ejercicio

Si tuviera que elegir entre los dos, científicos revelan que hay uno que triunfa sobre el otro.


Levante la mano si ha recorrido las citas en Instagram o escuchado a su entrenador ladrándole que ‘no se puede trabajar sobre una mala dieta’, o que ‘los abdominales se hacen en la cocina’. Ambas cosas son 100% verdaderas: Una dieta saludable es crucial para alcanzar y mantener un peso saludable. Pero un nuevo estudio muestra que la dieta por sí sola no le dará los beneficios de vivir más tiempo que se consiguen ejercitándose.

Los investigadores tamizaron 117 estudios que mostraban el efecto de la dieta y el ejercicio tanto en la pérdida de peso como en la grasa visceral (TAV, abreviatura de Tejido Adiposo Visceral). El TAV es la grasa almacenada en su área abdominal alrededor de sus órganos vitales, y es un fuerte predictor de morbilidad y mortalidad. Los investigadores descubrieron que tanto el ejercicio como la dieta causan la pérdida del TAV (ay!). Pero cuando compararon los dos, una alimentación saludable sola llevó a una mayor cantidad de pérdida de peso, mientras que el ejercicio se asoció con una mayor pérdida de TAV.

Puede ser que usted esté pensando ‘Y qué? Quiero perder peso!’ Pero es importante señalar que la grasa del Tejido Adiposo Visceral (TAV) es más peligrosa que la capa mullida de los muslos: Puede afectar la capacidad del hígado de controlar el colesterol, aumentar el riesgo de enfermedades del corazón y hacerlo más susceptible a la diabetes, según Pamela Peeke MD, profesora asistente de medicina en la universidad de Maryland, autora de ‘Body for Life for Woman’, y miembro del consejo asesor de FITNESS. Y aunque parece que la pérdida de peso y la reducción del Tejido Adiposo Visceral irían de la mano, los investigadores dicen que la pérdida de peso corporal total no refleja necesariamente cambios en el Tejido Visceral Adiposo o TAV.

Esta es otra razón para dejar de fijarse en la pesa, los investigadores dicen que la pérdida de peso por sí sola puede no ser una medida precisa al evaluar los beneficios de un cambio de estilo de vida. (Piense en todas las personas que sabe que llevan un poco más de peso, pero lo aplastan totalmente en el campo de entrenamiento – es posible tener grasa pero estar en forma.) Así que, en su lugar, concéntrese en qué tan en forma está y haga que esa rutina de ejercicio cuente.

- Fin del Artículo - 

Hay que considerar que estar delgado tampoco es sinónimo de estar en forma. Los músculos no se fortalecen ni se afirman solo con dieta. Lea, investigue, experimente, evalúe. Pero si quiere que le ahorre unos tres meses, más o menos lo que le va a llevar ver el resultado (en caso de que aun no haya comenzado a trabajar en ello), para mí está claro. Ambos.