jueves, 11 de septiembre de 2014

Lo Lento tiene su Encanto

Hace unos días estaba planeando qué darle de comer a mi hija después de la cita con la dentista. Quienes han pasado por el proceso de la ortodoncia entienden de lo que hablo: Dieta blanda por varios días. Vi la red de papas e inmediatamente pensé en puré, pero era demasiado tarde para ponerlas en la olla de cocimiento lento.

El puré me hizo recordar algunas razones por las que me gusta usar esa olla. Lo lento tiene su encanto y es seguro. No podía dejar la estufa encendida mientras manejaba hacia la cita. Tuve que poner las papas en el fuego al volver, y ya era medio día; entiéndase que muchas otras cosas me esperaban. Las dejé allí solas en la estufa hasta que el ruido de agua casi consumida y un fuerte olor como a papa frita me llamó de emergencia a la cocina! La olla se salvó, las papas también, y la delgada capa de papa dorada en el fondo estaba deliciosa, pero regreso a mi olla de cocimiento lento, ya experimenté con el puré allí y no hay riesgos. 

En este momento solo puedo recordar a dos amigas que aman su olla tanto como yo, las demás me han dicho algo como ‘¿Tú si la usas, verdad?´ La uso y la usaré. Estas son mis razones:

Sirve para todo. En las ollas de cocción lenta se puede cocinar la sopa, el plato fuerte y/o el postre.

Rápida preparación y poca atención. Al hacer una comida con una olla de cocción lenta se pueden poner todos los ingredientes a la vez, he puesto papas y zanahorias al mismo tiempo y ambas quedan perfectos con las mismas horas de cocción. Se Ahorra tiempo y hay menos utensilios para lavar después. Tampoco habrá un incendio si olvidan verla por unas horas.

No se utiliza aceite. Feliz noticia para los que no hacemos comida frita! No es necesario añadir aceite a una olla de cocción lenta, lo único que necesita para funcionar bien es suficiente humedad. Usando carne magra se puede hacer comida más saludable, tendrá todos los nutrientes, y excelente sabor.

Sobre el tiempo que tarda. Casi todo lo que he preparado lleva de 4 a 6 horas de cocción, pero si les sirve de algo, encontré esta guía:

Si tarda de 15 a 30 minutos, cocinar durante 1 o 2 horas en alta o 4 a 6 horas en baja.
Si tarda 30 a 1 hora, cocine por 2 o 3 horas en alta o de 5 a 7 horas en baja.
Si tarda de 1 hora a 2, cocinar por 3 a 4 horas en alta o de 6 a 8 en baja.
Si tarda de 2 a 4 horas, cocine de 4 a 6 horas en alta o de 8 a 12 horas en baja.


lunes, 8 de septiembre de 2014

Como una Perla entre el Polvo

Consecuencia lógica de un fin de semana de más calle que casa: Refri vacía, ropa sin lavar acumulada, y en mi caso, piso con una considerable cantidad de polvo, plumas y pelos de las mascotas de mis hijos. Estaba terminando de barrer, juntando todo para subirlo a la pala, cuando me llamó la atención un pequeño punto brillante. Al ponerle atención vi que era una perla escapada de una caja de manualidades. La conozco, sé cuándo cayó al suelo, y así de empolvada como la encontré, bien valía la pena que metiera la mano a la basura para rescatarla, solo por el hecho de que es mía. 

Esa perla me hizo pensar en la condición del hombre. No importa dónde estemos o cómo nos encontremos, Dios aun nos mira, aun nos reconoce, aun nos ama, y Su misericordia es más grande que toda la basura de nuestro orgullo de la que nos rodeamos; solo hace falta que tengamos el valor de llamarlo desde el suelo para que Él nos levante. 

¿Quién como Jehová nuestro Dios, que se sienta en las alturas, que se humilla a mirar en el cielo y en la tierra? 

El levanta del polvo al pobre… Para hacerlo sentar con los príncipes de su pueblo. 

Salmo 113:5-8