jueves, 2 de octubre de 2014

Un Amor que Puedes Compartir

Max Lucado 

¿Te cuesta amar? 
¿Hay alguien en tu mundo que te es difícil perdonar? 
¿Es la paciencia una especia en peligro de extinción? 
¿Es la ternura una virtud olvidada? 
Si es así, quizás has olvidado un paso, un esencial primer paso: Vivir amando. 

‘Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz.’ Efesios 4:1-3 

‘El odio despierta rencillas; Pero el amor cubrirá todas las faltas.’ 
Proverbios 10:12 

Dios te ama mucho. 
De forma personal. 
Poderosamente. 
Apasionadamente. 
Otros te han prometido lo mismo y han fallado. 

‘Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.’ 
Romanos 5:8 

‘Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo...’ 
Efesios 2:4-5

Pero Dios hizo una promesa y la ha cumplido. 
Él te ama con un amor indefectible. 
Y su amor, si se lo permites, te puede llenar y dejarte con un amor que puedes compartir. 

‘Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones...’ 
Colosenses 3:12-15