martes, 7 de octubre de 2014

Consideraciones Antes de Abordar la Máquina del Tiempo

Mi alumno de 9 años va a bordo de un navío que se hizo a la mar tras una paloma; las aventuras de un hilarante pirata lo llevan hacia África. Mi alumna de 14 está explorando una Isla Misteriosa a la que un huracán arrastró a los tripulantes de un globo durante la Guerra de Secesión. Yo estoy en la ‘Muy Noble y Muy Leal Ciudad de Santiago de los Caballeros de Guatemala’ donde la rivalidad entre dos familias está a punto de causar el colapso de la Capitanía General del Reino, es la época de la colonia…

Nuestro ‘Club de Lectura’ no es un lugar, es un momento; así le llaman mis hijos al momento en que me encuentran leyendo y deciden ir por sus libros e instalarse cerca de mí. Hoy estoy disfrutando mi libro y el silencio de mis niños, cada uno viajando a distinto lugar y época, es como si hubiéramos entrado en la máquina del tiempo. Pero el experimento de parar la escuela a media mañana para leer un rato necesita ajustes. Hoy el Club de Lectura debía durar media hora, pero ninguno de los tres quisimos detenernos y estuvimos literalmente en otro mundo por dos horas y media!

Qué bueno que se acercan las vacaciones porque la fila de libros que cada uno quiere leer está tan larga como emocionante.

No lo dude, los padres somos el mejor ejemplo para que nuestros hijos quieran leer y también la parte más influyente sobre lo que van a leer, no podemos dejar al azar la elección de los libros para ellos. Aquí les dejo algunos consejos que he encontrado y han sido útiles para ayudarles a escoger su próxima aventura:
  • Considere los gustos del niño: ¿Qué le gustaría leer? Él no es nosotros y por tanto, no tienen por qué gustarle los mismos temas, su infancia no es igual a la que nosotros vivimos. 
  • ¿Le gustaría o debería? Muchas veces desestimamos un libro porque consideramos que ‘deberían’ leer otra cosa. Al igual que los adultos, a ellos también les gusta leer por diversión. Provéale ambos, los que le gustaría y por supuesto también los que debería.
  • Permítale participar de en la elección: Deje que el niño se involucre en la búsqueda de un libro, ya sea en una biblioteca o en una librería; hará que se sienta más motivado a la hora de leer. Hay que tener en cuenta su criterio y también saber aconsejarle para que vaya afinando su gusto a la hora de elegir, sin olvidar que una cosa es aconsejar y otra muy distinta imponer.
  • Dé el ejemplo: Como hablamos antes, con toda seguridad puedo decirle que los niños se sienten más interesado por los libros cuando ven a sus padres leyendo en casa, que cuando solo entran en contacto con la lectura en el colegio y por obligación.
  • Además de los gustos e intereses del niño, debemos tener en cuenta su destreza y capacidad como lector, sus lecturas previas, y también su edad. Hay colecciones de libros infantiles que dividen las lecturas recomendables por rangos de edad que facilitan la elección.
  • Es importante ofrecerle variedad de temas. No descarte la profunda impresión que van a causar sobre él los temas que lea, haga que sea una impresión positiva.
  • Si usted no lo ha leído, entérese! La cubierta y contracubierta del libro ofrecen datos útiles como el tema, los personajes o los libros con los que se relaciona. El índice da una idea sobre la trama y el estilo de la obra, en tanto que un vistazo a la primera página o a la última nos dirá si el libro puede o no interesar a nuestro lector en potencia, el niño.