lunes, 22 de septiembre de 2014

Ejercicio - Siempre hay Lugar para Mejorar

Hace 50 días que cambié mi rutina de ejercicio y puesto que los cambios han sido positivos les comparto algunas cosas que me han servido. Si ustedes son de los que tienen tiempo y recursos para ir a un gimnasio literalmente pueden optar por ‘saltar’ y no leer, pero yo sigo escribiendo porque los gimnasios no están en el plan de todos. Puedo oírlos, las razones para no ir al gimnasio van desde falta de interés, pasando por falta de recursos y siguen descendiendo hasta falta de organización.

A demás usted podría ser de los que piensa que está ‘bien’ y no necesita ir a un gimnasio o preocuparse por cambiar su rutina, pero es un hecho que sea cual sea nuestra condición, siempre hay lugar para mejorar. En mi post anterior de Salud y Ejercicio les hablé sobre Newton y la batalla contra el reloj, mi tema sigue siendo el mismo, ¿por qué no nos apreciamos suficiente como para poner interés y esfuerzo en mejorar? ¿Qué no necesitamos nuestro cuerpo en buen estado para avanzar hacia nuestras metas espirituales, familiares, laborales, etc? Todo está relacionado, hasta ese viaje en nuestra lista de ‘algún día’ va a requerir que funcionemos bien.

Yo no comencé el cambio por bajar de peso, pero si eso es lo que usted espera conseguir, sí, también bajé como consecuencia lógica. Muévase más de lo que se mueve ahora, mejore su dieta, sea constante, y el cambio va a llegar. El problema con que suene tan fácil es precisamente ese, es más fácil no hacerlo.

Luego sigo con el movimiento, ahora voy a hacerle un par de observaciones sobre la dieta.

Con ‘dieta’ me refiero solamente a la forma en que se alimenta y no a lo que usualmente se piensa al mencionar que se está ‘a dieta’. No se trata de vivir sin comer, se trata de comer bien. Se trata de no saltearse las comidas, sobre todo el desayuno que por ser el primer aporte energético del día, el omitirlo causa incluso mal humor. Es de vital importancia mejorar nuestros hábitos alimenticios. Usted podría bajar de peso de la noche a la mañana quitándose los carbohidratos o reduciendo la grasa, pero si el impulso le dura solo un par de semanas, le doy dos malas noticias, la primera es que puede dañar seriamente su salud al no consumir lo que su cuerpo necesita, la segunda es que el peso que se pierde rápido pronto se recupera.

Si tenemos interés en mejorar no hay excusa, ni siquiera la excusa más gastada de todas: Que no tenemos tiempo. Fue la falta de tiempo lo que motivó mi cambio de rutina. (Lea entre líneas que no estoy hablando de comenzar el ejercicio desde cero, me refiero a modificar lo que ya estaba haciendo; realice sus propios ajustes según el caso.) Ahora, lo que he estado probando por 50 días es que no hace falta tener una hora de corrido para ver resultados. El ejercicio se puede hacer durante todo el día.

Usted piénselo. Yo le sigo contando mañana.