martes, 30 de septiembre de 2014

Ejercicio - Repártalo durante todo el día...

Usted podría ser o al menos conocer a personas que hacen ejercicio cardiovascular (bicicleta, natación, correr, caminar, trotar o diferentes tipos de aeróbicos). Sí esto le gusta y se acomoda a su rutina diaria, hágalo! Practicándolo regularmente es muy útil para bajar de peso o mantenerlo, y conservar un buen estado de salud. Si le suma hábitos de alimentación saludables incluso puede contribuir en la prevención de algunas enfermedades. Se trata de una actividad física moderada y de larga duración: 3 a 5 días a la semana y 30 minutos cada vez.

Pero, ese es el punto… ¿Cuántas personas que conoce, incluyéndose usted, tienen la disciplina de dedicarle media hora diaria o más a hacer ejercicio? En cambio, sé de mucha gente que ‘quisiera’ hacerlo. Muchos podrían comenzar hoy, pero es un cambio difícil de lograr con éxito de un día para otro; la mayoría de los que lo intentan lo abandonan al poco tiempo y sin haber alcanzado resultados. 

Se necesita mucha voluntad porque es todo un trabajo. Si no tiene aun la disciplina haga la prueba. Yo ya pasé por allí y la media hora de bicicleta solo se me hacía soportable cuando tenía los audífonos puestos. Eso no es para mí, yo necesito algo menos ‘monótono’. Así fue como llegué al interesante y retador mundo de las series y repeticiones. Pero sin disciplina, da igual, intente usted hacer 100 repeticiones de cualquier ejercicio, cualquier tipo de sentadilla o abdominal… difícilmente vamos a conseguir terminar con la misma fuerza y a la misma velocidad que cuando íbamos por 5. ¿En cuánto nos quedamos? ¿40, 50, 60? Intente en cambio hacer pocas repeticiones, no más de 20, descanse un minuto, y haga 20 más. Otro minuto, 20 más. La razón fundamental por la que funciona repartir el ejercicio durante todo el día es que igual que con las series y repeticiones, de esta forma es bastante posible completar un mayor número y con más fuerza. 

Me estoy basando en un estudio hecho en la Universidad de Colorado en el que se probó que se pueden ver resultados a corto plazo realizando series de ejercicio intenso durante cortos períodos de tiempo, (puede incluir sprints en bicicleta), pero distribuidos durante todo el día. Según ellos se pueden quemar hasta 200 calorías más con esta técnica que concentrando el ejercicio en un solo momento del día.

A riesgo de parecer algo obsesionada, lo hice. He estado repartiendo el ejercicio en sesiones de unos pocos minutos intercalados dentro de las actividades del día. Como las series y repeticiones se pueden variar es casi imposible aburrirse y los músculos no se acostumbran. Vale el momento para advertirle que si el ejercicio que está haciendo ya no lo deja adolorido, ya no está sirviendo de mucho.

Si esta modificación le parece interesante haga el intento. Hay muchos ejercicios que puede incluir en su rutina (puedo darle algunas ideas en otro post), y así en series de 20 en 20 no es nada complicado. Levántese y haga 20 de cada ejercicio, lávese los dientes y haga 20, prepare su ropa y haga otros 20... De esta forma puede completar 100 sentadillas y 100 abdominales antes del desayuno, y le aseguro que así, no importa mucho ni la temperatura del agua ni la del día! Luego se pueden encontrar fácilmente espacios de dos a cuatro minutos a media mañana, -aunque la pase en una oficina-, otros más a medio día, otros a media tarde, otros en la noche, y al final habrá aumentado su consumo calórico total del día.

‘Ahora sabemos que no es necesario un esfuerzo demasiado grande, sino que se logran mejores resultados espaciando en el tiempo los ejercicios’, explicó Kyle Sevits, uno de los investigadores principales del estudio. 

Para mí todo está centrado en sus metas y en la actitud: Valore su salud. Sea positivo. Disfrute lo que hace!