miércoles, 24 de septiembre de 2014

Ejercicio - Cuidado con el Autosabotaje!

Estos son algunos de los errores comunes que cometemos en nuestra dieta y que pueden sabotear lo que logremos con ejercicio:

No desayunar: No olvide que cuando despertamos en la mañana nuestro organismo lleva alrededor de 8 horas sin recibir alimento, si no recibe el aporte energético que necesita su funcionamiento normal se altera. No voy a tomar tiempo para contarle lo que nos causa no desayunar, excepto que tendrá déficit de glucosa, que es combustible para nuestro cuerpo. Piense también en que más tarde el hambre le va a hacer tomar decisiones menos inteligentes al elegir su comida, y probablemente ya no va a tener al alcance comida saludable. Le presento el lado positivo: Desayunar activa el metabolismo, mejora el rendimiento físico e intelectual y también mejora el estado de ánimo. De nuevo, al activar el metabolismo desayunar sí contribuye con la pérdida de peso y si su desayuno es balanceado, pone una buena base para el resto del día.

Reducir drásticamente las calorías: Es importante reducir las calorías en nuestra dieta por una simple razón, las calorías que no gastamos se convierten en grasa. Pero limitarse drásticamente el aporte de calorías hace que se encienda la luz de alerta porque el cuerpo no recibe energía; las vitaminas y minerales no sustituyen a las calorías. El cuerpo trabajará en ‘guardar’ energía del tejido graso, el metabolismo se hará más lento, y usted se estará preguntando por qué ya no siguió bajando de peso. Tenemos que reducir las calorías vacías (las que obtenemos en alimentos altos en azúcar), y sustituirlas por las calorías de las frutas y verduras.

Dejar de comer carbohidratos: Por supuesto es importante reducir los carbohidratos para eliminar unas libras de más, pero las dietas rígidas como la de Atkins puede causar efectos muy dañinos a nuestro cuerpo. Los carbohidratos son los nutrientes preferidos por el cerebro. En ellos se encuentran otros nutrientes básicos como vitaminas, minerales, fibra, etc. Si no le proveemos a nuestro cuerpo cierta cantidad necesaria para funcionar es posible que recurra al tejido muscular para alimentarse, es decir que bajaríamos de peso, pero perdiendo músculo. De una u otra forma su cuerpo le va a pedir carbohidratos, si los elimina totalmente es muy probable que un día ceda y consuma muchos más de lo que le conviene. Y esas historias se repiten… Es mejor consumir carbohidratos fibrosos como algunas verduras, legumbres y cereales integrales. No le haga el feo a lo integral!

Dieta cero grasa: Las grasas en exceso son dañinas, pero por el otro lado, algunas son fundamentales para el funcionamiento del organismo, (por ejemplo los ácidos grasos omega 3 y 6), por tanto no deben eliminarse por completo de nuestra dieta. La grasa también es una fuente de energía y ayuda al cuerpo a absorber las vitaminas A, D, E y K (llamadas vitaminas liposolubles). Las grasas aceleran el metabolismo haciendo que el cuerpo pueda quemar más eficientemente las calorías. La clave es diferenciar el tipo de grasa que consumimos. La recomendación para quienes quieren aumentar la masa muscular o no perderla, es restringir al mínimo las fuentes de grasa saturada, (embutidos, mantecas, quesos, conservas y carnes grasas), e incrementar el consumo de ácidos grasos esenciales como el aceite de oliva, pescados (como salmón, sardina, arenque), aguacate y frutos secos (nueces, almendras, avellanas). Si quiere saber más de esto lea sobre la dieta mediterránea.