lunes, 28 de julio de 2014

Adiós cable tirado... Últimos detalles y misión cumplida

Estoy en el último día de mi proyecto de diez días pintando y re organizando el cuarto de mi hija. Feliz, por supuesto, a unas horas de abrazarla después de su viaje!


Quiero sorprenderla, hace diez días dejó un cuarto aun de niña con juguetes y un par de rincones caóticos, hoy la vamos a recibir con un dormitorio de señorita. Me hubiera gustado mostrarles todo lo que pasó allí, pero por respeto a mis colaboradores voy a dejar las fotos en privado. Tengo un esposo, un hermano, una cuñada y una madre que son el mejor equipo para las misiones ‘imposibles’ que salen de mi cabeza, como la de esta semana. Ahora sé que con este equipo se pueden resolver los trabajos de pintura, electricidad, carpintería, arte, tapicería, organización, etc. con la mejor disposición y del mejor humor. Las habilidades de mi hermano me dejaron impresionada igual que el arte de su novia. Gracias chicos!

Las cosas básicas que recordé en este tiempo: (1) No hay que creerse Wonder Woman, no hubiera podido salir de esta sin ayuda. (2) Con paciencia y tiempo la Zona 1 sigue siendo el mejor lugar para encontrar mucho de lo que compramos en los almacenes por departamentos, pero a la mitad del precio. (3) Es útil ver ideas, ideas, y más ideas… les recomiendo Pinterest. (4) Y por último, la próxima vez no tengo que olvidar que una tarea de estas no lleva menos de diez días casi sin parar…

Ah sí, a lo que iba! Vi esta pequeña idea en Pinterest, pero nunca me convenció por completo. Es fácil, un bote plástico cortado por la mitad, con un agujero para conectar el cargador del teléfono, de manera que el cable no esté tirado a un lado. Cuando lo vi me pareció que no era buena idea que el cargador soportara el peso del bote, cable y aparato. Hoy arreglando los últimos detalles del cuarto de mi hija se me ocurrió que podía cortar el bote de manera que se trabe en la placa del tomacorriente. Genial idea. Me gusta.

Por supuesto van a entender mejor viendo la foto. Pueden usar un bote con diseño o uno transparente como el mío. Calculen que tiene que haber suficiente espacio adentro para cargador, cable y celular. Éste es de jugo de naranja.

1. Cortar el bote a unos diez centímetros de altura, dejando una pestaña de un centímetro en uno de los bordes.


2. Doblar la pestaña hacia afuera.


3. Cortar una ventana en el bote, obviamente las medidas y ubicación dependen del tamaño del cargador.

4. La pestaña del bote que doblaron hacia atrás se inserta en la placa del tomacorriente.

Listo! Adiós cable tirado. Terminé con todo lo que quería hacer hasta el día de hoy, y faltan 4 horas 20 minutos para volver a ver la carita de mi niña.