jueves, 22 de mayo de 2014

Todo es Hecho Nuevo

Depreciación: Reducción del valor de un bien material o inmaterial. El mobiliario y equipo se deprecian un 20% anualmente, las herramientas se deprecian 25% y el equipo de computación 33.33% cada año. Cuánto se depreciará una persona? 

Alguna vez han pensado que debido a un error, o a haber fallado en una prueba, su vida podría haber perdido valor? A medida que he ido lidiando con una prueba perdida y aprendiendo de ella, he visto como mi vida ha ido perdiendo peso; peso en el mejor sentido, el peso del pecado. Pero pensando en eso se me ocurrió que también pudo haber perdido valor.

Gracias a Dios que no soy una computadora! La respuesta inmediata de Dios sobre mi depreciación fue esta: ‘Así que, si alguno se limpia de estas cosas (Pablo hablaba de iniquidad o ‘error moral’), será instrumento para honra (que en griego significa que ‘vale el dinero pagado’, analogía de estima en el más alto grado, dignidad en sí), santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra’. (II Timoteo 2:21)

Al pueblo de Israel, a pesar de todos sus pecados y maldades Dios le dice: ‘Porque a mis ojos fuiste de gran estima (valioso, precioso), fuiste honorable (glorioso), y yo te amé; daré pues hombres por ti, y naciones por tu vida.’ (Isaías 43:4) Luego en el versículo 18: ‘No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas.’ Y más adelante después de una larga lista con detalle de sus errores, vuelve a decir: ‘Yo, yo soy el que borro tus rebeliones por amor de Mí mismo, y no me acordaré de tus pecados.’

‘De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas.’ (II Corintios 5:17)

Si permanecemos en Cristo, nuestro valor es aun mayor de lo que valíamos antes de que nos encontrara, por eso no hay nada mejor que vivir en las manos del Propietario original!