martes, 3 de diciembre de 2013

Creados para Vivir por Siempre


Tu relación con Dios en la tierra determinará el tipo de relación que tendrás con Él en la eternidad. Si aprendes a amar y confiar en Jesucristo, tendrás la invitación para estar toda la eternidad con Él. Por el otro lado, si rechazas Su amor, perdón y salvación, pasarás la eternidad apartado de Dios. Una vez que comprendas que la vida es más que vivir el aquí y el ahora, que es una preparación para la eternidad, entonces comenzarás a vivir de una manera diferente. Cuando vives a la luz de la eternidad, tus valores cambian, y eso te da la pauta de cómo manejar toda relación, tarea y circunstancia. De repente muchas de las actividades, metas e incluso problemas que parecían importantes, se tornan triviales, pequeñas e insignificantes como para que les prestes atención. Cuanto más te acercas a Dios, más pequeñas se ven las cosas. Todo acto en nuestras vidas toca alguna cuerda que vibrará en la eternidad. 


Tomado del Libro 'Una Vida con Propósito', Por Rick Warren.