viernes, 11 de octubre de 2013

Si la vida te da un hijo que no come orillas, haz croutons para la ensalada!

Alguien más tiene un hijo anti-orillas de pan? Hace tiempo que dejé de molestarme por la solicitud de quitarle las orillas a los sándwiches. Seguro que algunos adultos también disfrutaríamos más si no estuvieran. Entonces cada vez que mi niño dice: ‘un sándwich sin orillas por favor’, en vez de tirarlas o comérmelas por lástima, las guardo en el refrigerador y cuando se acumulan suficientes, un poquito de mantequilla, especies o queso parmesano antes de hornear, y tenemos un bote de croutons para la sopa o la ensalada. Y mi paquete de pan sándwich acaba de convertirse en un ‘dos por el precio de uno’!