martes, 1 de octubre de 2013

Piloto o Copiloto?

Hay mucha gente que tiene a Jesús en su cabeza, pero hay otros que realmente lo tienen dentro de su corazón. La mayor parte de la gente lo tiene a un lado, es un copiloto sentado a su lado derecho, de esta forma pueden manejar su propio auto, y pueden orar a Jesús: ‘Señor ayuda a mis hijos’, ‘Señor, sana mi cuerpo, Señor ayuda mis finanzas.’ Esta es una relación sombría con Jesús. Detente, haz tu carro a un lado, párate, abre la puerta, dale el control, pon a Jesús en el asiento del conductor, déjalo gobernar tu vida, si Él está manejando tu carro, te puedes sentar como pasajero, y desde el asiento del pasajero puedes descansar. No tienes que preocuparte de manejar, solo mantén la vista en tu amo, Jesús, diciendo: ‘Gracias’, ‘Gracias por conducir y dejarme descansar’, ‘Gracias por conducir mi vida, ahora voy a descansar’. ‘No importa a dónde me lleves, bendigo tu Nombre!’

'Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, 
pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis.'

Jeremías 29:11


Rev. Bill Hudson – En León, Guanajuato, Abril 2012