jueves, 10 de octubre de 2013

No Eres un Accidente

No eres un accidente. Tu nacimiento no fue un error o infortunio, tu vida no es una casualidad de la naturaleza. Tus padres no te planificaron; Dios lo hizo. Al Él no le sorprendió tu nacimiento. Es más, lo estaba esperando.

Mucho antes de que fueras concebido por tus papás, fuiste diseñado en la mente de Dios. Él pensó en ti primero. No es a causa del destino, ni de la casualidad, ni de la suerte, ni tampoco es una coincidencia que en este mismo instante estés respirando. ¡Tienes vida porque Dios quiso crearte!

Dios planeó crearte a pesar de las circunstancias de tu nacimiento y quienes serían tus padres. Daba igual si tus padres eran buenos o malos, o indiferentes. Él sabía que esas dos personas poseían la hechura genética 'exacta' y la necesaria para mandar a hacerte a ti a la medida, tal y como Él pensaba. 

Cada persona fue creada con un propósito en mente. El motivo de Dios para crearte fue su amor.

'Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo... habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos... para alabanza de la gloria de su gracia...' (Efesios 1:4-6)

Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da. (Éxodo 20:12) 



Tomado del Libro: 'Una Vida con Propósito' 
de Rick Warren.