miércoles, 11 de septiembre de 2013

Tres Alegrías y el Lenguaje de Amor de las Palabras

Hace unos días vimos en la película ´Parental Guidance’ como una pareja de padres usaba ´dar tres alegrías´ como forma de retribución por una ofensa entre dos hermanos. Hoy se me ocurrió usar esta creativa idea con mis hijos. A parte de relajarnos resultó muy divertido, especialmente si el lenguaje del amor de las palabras está entre el inventario de alguien en la familia.

Esto me recordó el libro 'Los 5 Lenguajes del Amor de los Niños', de Gary Chapman, que se basa en que cada niño tiene un lenguaje de amor primario o modo de comunicarse, un modo en el que él o ella entienden mejor el amor de los padre, y es con este lenguaje que llenamos el tanque emocional de nuestros hijos. Uno de estos cinco lenguajes es el de las Palabras de Aliento: Algunos niños se sienten más estimulados y amados al escuchar palabras positivas, que con cualquier otra cosa que podamos darles. Cada uno es diferente, pero para este tipo de niño, las palabras positivas son el mejor regalo. El estímulo es más efectivo cuando está centrado en el esfuerzo que ha hecho. Y claro ninguna duda de que un niño cuyo lenguaje primario de amor son las palabras, también las va a usar para ‘amar a otros´.

Si se identifican con este lenguaje como algo que motiva a sus hijos, desarchívenlo y practíquenlo, les va a gustar el resultado.

Al rato lo que comenzó siendo un pago por una falta resultó en broma, mi hijo empezó a buscar cómo invadir el espacio de su hermana para intencionalmente, tener que pagarle con tres alegrías… Mientras trato de concentrarme en lo que escribo puedo escuchar de fondo las risitas de mis niños: ´Te doy tres alegrías! (1) Me gusta tu cabello. (2) Eres la mejor hermana del mundo! (3) JIJIJIJI…!


A Propósito… les recomiendo la película. Aquí va el trailer para que le den una miradita.