sábado, 21 de septiembre de 2013

A Propósito de Popeye y las Espinacas…

Lo que todos sabemos es que la espinaca mejora la visión y que ayuda a combatir la anemia por su alto aporte de hierro,  pero sus beneficios no se quedan allí. Una taza de espinaca provee el 40% del magnesio que necesitamos diariamente. Sin suficiente magnesio es posible que nos sintamos cansados e incluso que tengamos migraña aun en un día sin estrés. Contiene vitaminas A, C, E, B1, B2, B3 y B6, también contiene calcio, fósforo, potasio y ácido fólico.

Comerla con frecuencia reduce el riesgo de cáncer de estómago, piel, pulmón, próstata y vejiga por su alto contenido de antioxidantes.  El potasio mejora la hipertensión y evita la retención de líquidos. Es rejuvenecedora de la piel por tener la combinación de vitaminas A, C y E. También es una buena fuente de Omega-3. El consumo de espinaca cruda o cocida regula la digestión y siendo una buena fuente de fibra pude colaborar en la reducción del colesterol e intervenir en la velocidad con que pasan los azúcares por la sangre; esto la hace beneficiosa en caso de riesgo vascular y diabetes.

Y si quieren saber por qué Popeye comía tanta espinaca, debe haber tenido algo que ver con que la espinaca promueve la energía interviniendo en el transporte de esta en todas las células a través de enzimas que contienen hierro, y también tiene nitratos que aumentan la fuerza en los músculos. Siendo así, no era del todo una exageración, Popeye tenía razón!


*Contra indicaciones: Personas con ácido úrico, cálculos renales, reuma y artritis por su contenido de oxalato de calcio. Personas susceptibles a la histamina, puede provocar alergias y dolor de cabeza.